Reseña: Cold Pursuit

“Liam Neeson” se ha convertido en su propio género. Su propio sustantivo. Actores cerca de la tercera edad que se convierten en estrellas de acción modernos interpretando policías / asesinos/ agentes secretos / ex-militares retirados que se ven forzados a salir de dicho retiro para patear una forma u otra, por supuesto.

“Liam Neeson” en un avión … “Liam Neeson” en un tren … “Liam Neeson” con amnesia … y por supuesto, el lugar donde todo comenzó … “Liam Neeson” buscando a su hija secuestrada utilizando un conjunto particular de habilidades.

Pero hay momentos en que se crean subgéneros para refrescar una idea. Dentro del género de superhéroes, tienes tus “Vengadores” y tus “Logan”. En ciencia ficción, tienes tus “Blade Runner” y tus “Star Wars”. Las comedias románticas pueden tener su “Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos” y sus “Loco por Mary”. Es necesario que cualquier género se expanda y explore nuevas vías para sobrevivir.

Con el género “Liam Neeson”, tienes tus “Búsqueda Implacable” y tienes tus “Cold Pursuit”.

Si observas de cerca el póster con el actor en una posición heroica, mientras que los villanos se ven como si estuvieran a un segundo de soltar una risa maníaca mientras mueven retuercen sus bigotes justo cuando una explosión parece estallar detrás de ellos, no tendrías la culpa por pensar que esta es otra película llena de acción en donde Neeson asesina a todo estos malhechores uno por uno. Y aunque eso sucede hasta cierto punto, esta no es tu película típica de “Liam Neeson”.

Una comedia negra dramática con períodos de violencia. Las traiciones, los secuestros, los asesinatos accidentales y la brutalidad humorística elevan su historia simple con un caos que encajaría en una película de los hermanos Coen o en una novela de Elmore Leonard.

La historia sigue al hombre común y quitanieves Nils Coxman (Neeson) vengando la muerte de su hijo, habiendo sido asesinado a manos de un cártel de drogas después de que la policía ignora el caso, como suele suceder en estas películas.

La película está basada en la cinta noruega de 2014 “In Order of Disappearance”, con ambas películas siendo dirigidas por Hans Petter Moland. De hecho, la mayoría de las escenas y diálogo se traspasan directamente, con las diferencias más importantes siendo el idioma y algunos cambios contextuales para adaptarse a la nueva ubicación.

Lo que nos lleva a uno de sus elementos más interesantes. Sus villanos. O al menos la mitad de ellos. La introducción y examinación de un cártel de drogas nativo americano que opera en Colorado permite explorar la xenofobia y el maltrato que han sufrido los indígenas, lo que a su vez los obligó a ganarse la vida como delincuentes.

Desafortunadamente, la otra mitad del lado de los malos sufre levemente por esto. Aunque esto no signifique que no sean interesantes. Ver al actor Tom Bateman siendo un completo bastardo como el psicótico y astuto narcotraficante Trevor “Viking” Calcote es divertido, pero no es tan interesante como la historia de los nativos americanos.

En cuanto a Neeson, aunque es el protagonista, aparece menos de lo esperado. Sin embargo, ofrece una actuación moderadamente cómica mientras que aporta el peso emocional y dramático necesario de un padre que ha perdido a su hijo.

Es bueno ser recordado que no siempre fue esta estrella de acción con excelentes papeles dramáticos en los 90 con “Rob Roy”, “Michael Collins” y “La Lista de Schindler”.

La película también hace un gran uso de su ubicación con fotografía fantástica de Philip Øgaard, que casi te hacen sentir el frío de las montañas de Colorado a través de la pantalla y una sensibilidad mucho más artística con la edición de Nicolaj Monberg.

Si le encuentro una falla, es que el ritmo puede ser un poco lento en algunos lugares, ocasionalmente tomando demasiado tiempo para avanzar la trama y algunos aspectos de la historia pueden llegar a ser un poco descabellados.

Gracias a un estilo visual artístico y peculiar junto con un divertido tono de comedia negra, convirtiendo esto en una pequeña joya de acción que demuestra que todavía hay terreno por explorar en este género y recordando a las personas que Neeson aún es un gran actor que puede hacer más que golpear a los malos y gruñir amenazas a los villanos mientras golpea malos y gruñe amenazas a villanos.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s