RESEÑA: Aladdín

La Historia

Aladdín, un ladrón con un corazón de oro, se enamora de una princesa y toma posesión de una lámpara mágica que contiene un genio quien le otorgará tres deseos.

La Reseña

Los recientes remakes de Disney no han sido mucho de mi agrado. Nunca me interesaron los clásicos animados de niño, ya que crecí con dos hermanos mayores quienes hicieran que mi gusto por el cine se inclinaran más por franquicias infantiles como … Rambo, Terminator y Depredador.

Así que, aunque disfrute bastante de algunas de las nuevas versiones de clásicos de Disney como la excelente Cenicienta de Kenneth Branagh y la maravila de efectos visuales El Libro de la Selva de Jon Favreau, realmente no he conseguido tener esa conexión emocional nostálgica que mucha gente ha sentido lo cual ha llevado a películas como La Bella y la Bestia y Alicia en el País de las Maravillas (los cuales no me impresionaron en lo más mínimo) a recaudar más de mil millones de dólares en la taquilla.

Pero de todos los remakes, el Aladdín original es el único con el que crecí, así que sí, Disney … Soy tuyo ahora.

Habiendo dicho esto… me gustó mucho Aladdín, pero no está exenta de problemas.

Los protagonistas Mena Massoud y Naomi Scott brillan en sus papeles como Aladdín y la Princesa Jasmín, respectivamente. Massoud maneja el encanto, fisicalidad y el corazón del héroe con facilidad y aplomo, pareciendo que fue arrancado directamente de la versión animada.

Sin embargo, es Scott quien da la mejor actuación, ya que también tiene el papel más interesante. El director/guionista Guy Ritchie y el co-escritor John August actualizaron ,con justa razón, el personaje de Jasmín para reflejar los ideales y expectativas contemporáneos del lugar de las mujeres en el mundo junto con una caracterización mucho más robusta y motivaciones más complejas, además de proporcionar un modelo a seguir admirable de mujeres fuertes e inteligentes para las niñas. Incluso recibe una nueva y poderosa canción titulada “Speechless”(Sin Palabras), uno de los números musicales más destacables de la cinta.

El Genio siempre iba a ser un papel difícil de interpretar, dado que Robin Williams informó la naturaleza y la esencia de ese personaje hasta tal grado que cualquier actor que intentara retomar al personaje sería desfavorablemente comparado con el legendario comediante. Aun así, Will Smith demostró ser una elección excelente, porque solo una personalidad tan grande como la de él pudo haber habitado a un ser como El Genio. Smith hace todo lo posible para darle al personaje su ADN y en gran parte tiene éxito, con su iteración siendo más cercano a un “Príncipe del Rap de Agrabah”, y solo falla un poco siempre que intenta replicar la actuación de Williams.

En el lado negativo, el CGI de la versión azul del Genio alterna entre fantástico y falso. El diseño es excelente, pero la captura de movimiento y el aspecto digital pueden llegar a verse ocasionalmente bizarros y caricaturescos, solamente siendo rescatado por la energía y alegría contagiosa de Smith.

La relación del Genio y Aladdín también mejora con respecto al original, con Smith y Massoud elevando el material, creando un vínculo más dulce y genuino entre los personajes principales presentandolos mucho más como una amistad que como un amo y su sirviente, lo que nos da la sensación de que el Genio ayuda a Aladdín a salir de problemas en base a un sentimiento de amistad en lugar de uno de deber cósmico.

Hay un dicho que dice “La historia solo es tan buena como su villano”, un dicho que al parecer Aladdín nunca escuchó. Afortunadamente, el villano de Aladdín no hunde la película, pero ciertamente la lastima ya que Marwan Kenzari se siente completamente fuera de lugar como el manipulador y malvado Jafar. Estoy seguro de que Kenzari es un buen actor si se le da el material adecuado, pero aquí no transmite la presencia necesaria ni se siente como una gran amenaza y presentando al Visir como un estilo de adolescente petulante y llorón.

En una nota final del lado de los actores, se deben admirar los papeles secundarios pequeños pero impresionantes interpretados por Nasim Pedrad como Dalia, la doncella de Jasmín, Navid Negahban como el Sultán y Billy Magnussen como el Príncipe Anders.

Desde un punto de vista técnico, Aladdín es uno de los más impresionantes del reciente catálogo de Disney, con un vestuario y diseño de producción vibrantes y animados. El trabajo de cámara en cámara lenta/rápida y la edición ágil que se ha vuelto emblemático de Ritchie también son puestos a muy buen uso.

De igual manera, el pasado del cineasta en videos musicales ayuda a los divertidos números de baile, cada uno distinto del otro y a la vez permaneciendo fiel al original, con uno en particular siendo destacado, pareciendo haber sido filmado en una sola toma.

Finalmente, para los fanáticos del clásico no hay muchas sorpresas (como es de esperar en estos remakes), pero escenas icónicas como el viaje en la alfombra mágica y el número de baile “A Friend Like Me” son recreados fielmente y en ocasiones expandidos, lo que debería dejarlos más que contentos.

La Conclusión

Manteniendo en gran parte lo que funcionó del original mientras que actualiza y mejora en otras áreas necesarias, Aladdín demuestra ser una nueva versión divertida y enérgica que los fanáticos del clásico animado disfrutarán enormemente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s