RESEÑA: IT: Capítulo Dos

LA HISTORIA

Veintisiete años después de su primer encuentro con el aterrador Pennywise, el Club de Perdedores han crecido y se han mudado de Derry, hasta que una llamada telefónica devastadora los trae de vuelta.

LA RESEÑA

IT: Capítulo Dos es una película complicada de reseñar para mí. Como fanático de Stephen King, considero que – al igual que muchos fanáticos – es su obra maestra junto a The Stand y la serie de The Dark Tower. Y al igual que esas dos historias, la novela del autor es una historia de terror cósmica llena de ideas grandes, ambiciosas y abstractas.

Una adaptación de una novela tan gigantesca (tanto en su temática como en el número de páginas), compleja y extraña, siempre resultaría ser extremadamente difícil. Independientemente de cualquiera de las deficiencias de la película, el manejo de la historia por parte del director Andy Muschietti y del escritor Gary Dauberman deben ser aplaudidos.

Así que haré todo lo posible para evitar cualquier comparación con el texto de King, ya que cualquier problema o maravilla que pueda haber encontrado con la traducción de la página a la pantalla – de los cuales hay muchos en ambos lados – podría fácilmente llenar un artículo por separado y también sería injusto hacia el trabajo realizado por los cineastas, ya que ese trabajo debe analizarse por sí solo.

Ahora, como película … es una conclusión épica, divertida, emotiva y sincera con una cantidad de problemas que aún así deberían mantener contentos a los fanáticos de la primera cinta y a los lectores de la novela satisfechos.

Ciertamente, lo más destacado de esta franquicia y lo que hizo que la primera fuera tan memorable, así como este tan entretenido, es la relación del Club de los Perdedores. De hecho, algunas de las mejores escenas son cuando solamente están poniendose al día con sus vidas o cuando son aterrorizados, juntos.

Esto no es con intención de criticar sus actuaciones individuales, ya que, además del excelente material de origen, Muschietti reunió un magnífico conjunto de actores para interpretar las versiones adultas del Club de los Perdedores.

Jessica Chastain, James McAvoy, Bill Hader, Isaiah Mustafa, Jay Ryan, James Ransone y Andy Bean están ahora a cargo de los personajes creados por los niños que son llamados a regresar a casa ahora que son adultos a enfrentar su peor miedo.

No solo es que la mayoría son notablemente similares a sus contrapartes más jóvenes – siempre es satisfactorio ver cuando una película con varios períodos de tiempo hace un esfuerzo para que los actores se vean iguales – sino que también son artistas realmente talentosos.

Los más destacados son Hader y Ransone, quienes ofrecen actuaciones divertidas y dulces, con el primero en particular teniendo el arco emocional más interesante y complejo. El único que me dejó un poco decepcionado fue McAvoy. Definitivamente no es que sea malo, ya que obviamente el hombre ha demostrado una y otra vez que es un actor capaz, es solo que su personaje es… olvidable.

No obstante, el director junto con el elenco trabajan arduamente para darle a todos los sustos y terror un corazón palpitante, en gran medida logrando que te conectes con los personajes, aumentando efectivamente el sentido de peligro para el tercer acto y preocupándote de que no todos lleguen al final vivo. En todo caso, esta puede ser una de las películas de terror más emotivas en mucho tiempo.

El regreso de Bill Skarsgård como Pennywise nuevamente brinda al público un villano excepcional e icónico. Después de descansar durante 27 años y con la vista puesta sobre la venganza, esta es una versión más enfadada y violenta del payaso cuya fascinante historia de origen de la novela es afortunadamente explorada.

Una broma recurrente es la incapacidad de Bill (McAvoy), ahora un autor, en tener un buen final para sus historias, la cual también sirve como una referencia para la carrera de King.

Es una pena que el final de la saga de IT en el cine no logra evitar esto también.

IT: Capítulo Dos cae presa a algunas de las peores tendencias de las películas de terror modernas. Los “jump scare” pueden ser una herramienta efectiva para cualquier cineasta de género y Muschietti es un experto en escenificar estas escenas, pero después del décimo, comienzan a perder su brillo y se vuelven predecibles.

Además, durante su segundo acto, la historia entra en un patrón con cada personaje pasando por casi la misma escena, incluso con inicios y finales muy similares.

Todo esto se suma a su duración masiva de 169 minutos y la película podría haber funcionado mejor sin algunas escenas. Aunque las intenciones del equipo de producción son admirables al querer proporcionar más textura y complejidad a sus personajes y al mundo en el que habitan, se vuelve un poco tediosa después de entrar en las repeticiones mencionadas anteriormente.

El terror funciona mucho mejor cuando se construye a base de tensión, como Beverly visita la casa de su infancia solo para encontrarla habitada por una nueva propietaria extraña o cuando una niña se encuentra y tiene un intercambio con Pennywise, pero incluso esos terminan tristemente de la misma manera.

La película presenta varios monstruos espeluznantes, asquerosos y macabros cuyos conceptos y apariencias son geniales, pero las ejecuciones se ven obstaculizadas por un uso excesivo y obvio del CGI. Esto se hace aún más obvio cuando Skarsgård demuestra que todo lo que se necesita es un maquillaje fantástico y una actuación impecable.

Como adaptación de una novela de 1,138 páginas, dividirla en dos partes fue la elección lógica e inteligente, pero desafortunadamente la novela dependía de alcanzar un clímax emocional y emocionante con el pasado influyendo en el presente, dando mayor propósito a los flashbacks.

Aquí, los flashbacks realmente no agregan más que duración adicional a pesar de un gran trabajo realizado por el elenco más joven que regresa.

Al final del día, a pesar de sus problemas, IT e IT: Capítulo Dos deberían ser defensores de llevar al género de terror a la era de las películas taquilleras, siendo no solo respaldado por su presupuesto, sino también por sus grandes ambiciones, personajes emocionalmente ricos e historia épica, que es razón suficiente para admirarlas, además de ser una de las mejores adaptaciones del trabajo de Stephen King.

LA CONCLUSIÓN

It: Capítulo Dos de Andy Muschietti se encuentra tan cerca de la grandeza como una conclusión ambiciosa, emocional, emocionante y épica como pocas otras franquicias de terror han visto pero que sufre por ser demasiado larga, repetitiva y dependiente del “jump scare“. En última instancia, satisfacerá a los fanáticos de la primera película, así como a la mayoría de los devotos a la novela de Stephen King.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s