RESEÑA: Ad Astra

LA HISTORIA

El astronauta Roy McBride emprende una misión a través del sistema solar para descubrir la verdad sobre su padre desaparecido y su condenada expedición que ahora, 30 años después, amenaza el universo.

LA RESEÑA

La exploración espacial siempre ha tenido el potencial de ser una herramienta de narración tan poderosa e inspiradora como otros pocos. El misterio y la aventura de viajar por la fría inmensidad del espacio ha llevado a hermosas historias de introspección sobre el alma, la mente y la capacidad de recuperación del humano.

2001: A Space Odyssey, Interstelar, Solaris, Gravity, Sunshine, Moon. Todos usan el espacio como un punto de salto para analizar nuestra propia naturaleza y la aceptación de nuestro lugar dentro de este universo. También se han destacado como grandes logros en el cine dentro de uno de los géneros más flexibles que es la ciencia ficción.

Ad Astra ahora puede ser incluida en esa lista.

La película del director James Gray es una historia esperanzadora sobre la búsqueda de vida inteligente, la aceptación de nuestro lugar dentro de este universo y nuestro futuro en él contado a través de la relación dañada de un padre y su hijo; un hijo que teme que esté condenado a repetir los mismos errores.

Una fusión del estilo visual de 2001: Una Odisea Del Espacio y la estructura de Apocalypse Now no es algo que algunas personas encuentren entretenido, pero Ad Astra no busca entretenerte tanto como intenta desafiarte. Sí, esto también significa que es lento y metódico en su enfoque y puede poner a prueba tu paciencia a veces, pero vale la pena.

Sin embargo, esto no quiere decir que haya una falta de escenas de acción emocionantes, ya que Gray presenta varias secuencias tensas y exquisitamente elaboradas desde una escena que involucra el fracaso peligroso de un chequeo de rutina en un complejo enorme hasta una persecución al estilo Mad Max sobre de la luna.

Brad Pitt ha tenido un gran año con Once Upon A Time In Hollywood de Tarantino y ahora esta cinta , pero mientras que la primera presentó a Pitt en su forma más “cool” e icónica, aquí tenemos una de sus mejores actuaciones en años.

Tommy Lee Jones y Donald Sutherland también tienen papeles secundarios pequeños pero memorables, el primero como su famoso padre que involuntariamente lo envía en este viaje y el segundo como una figura paterna que lo acompaña e intenta ser su brújula moral. Pero toda la atención se centra sobre Pitt y con justa razón.

Su astronauta Roy McBride es un protagonista fascinante como un hombre emocionalmente distante que ha sido perseguido por la sombra que los logros de su padre han arrojado sobre él, y que ahora se ve obligado a viajar a traves del sistema solar para contactarlo con la esperanza de salvar nuestro sistema solar. Pitt muestra perfectamente el dolor y la ira que están hirviendo dentro de él a través de los más pequeños tics y gestos, pero muestra un exterior frío y tranquilo que se deshace lentamente a medida que avanza en su misión.

Gray comentó una vez que mostrarían “la representación más realista del viaje espacial que se ha puesto en una película”, una afirmación que ahora lamenta haber hecho. Ese objetivo se trasladó de “realista” a “plausible”, ahora pisando una línea fina entre ciencia ficción, hechos cientificos y fantasía científica, y la película es mucho mejor por esto, ya que esto se hace para poner en primer plano el núcleo emocional de la historia y el realismo atrás.

El espacio exterior permite a los cineastas la oportunidad de jugar con un lenguaje visual diverso a diferencia de la mayoría de otros entornos. Esta oportunidad no se desperdicia con la magnífica cinematografía del nominado al Premio de la Academia DP Hoyt Van Hoytema (Interestelar, Spectre y Dunkirk). Es difícil distinguirse en este género, pero Gray y Hoytema hacen un uso fascinante de colores y encuadres para darnos algunas de las mejores tomas del año y un espectaculo que exige ser visto en la pantalla más grande posible.

Tales temas pesados y efectos visuales impresionantes están respaldados por una hermosa banda sonora de los compositores Max Richter y Lorne Balfe (quien continúa demostrando que es mucho más que un clon de Hans Zimmer con esto y su fantástica musicalización de Mission Impossible: Fallout del año pasado) con Richter encargado del aspecto emocional de la cinta y Balfe del lado emocionante.

Si hay algún inconveniente, tal vez sea la narración de Brad Pitt que, en lo personal, se sintió más como una exigencia del estudio que como la intención original o una necesidad, ya que la fuerte actuación de Pitt habría sido suficiente para transmitir sus ambiciosas ideas al público.

LA CONCLUSIÓN

Ad Astra exige tu atención total e indivisa para un viaje reflexivo, emocional y alucinante que te lleva desde los vastos confines del espacio hasta el rincón más profundo del alma humana, lleno de imágenes visualmente impactantes e ideas inspiradoras que descansan sobre los hombros de una potente actuación de Brad Pitt.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s