RESEÑA: Rambo: Last Blood

LA HISTORIA

Rambo debe confrontar su pasado y desenterrar sus despiadadas habilidades de combate para vengarse en una misión final.

LA RESEÑA

Sylvester Stallone siempre ha sido un artista admirable ante mis ojos, ya que comparte algunos de los rasgos de personalidad más notables de sus papeles más famosos (no, no las matanzas… creo) con la voluntad interminable de Rocky y Rambo.

A pesar de haber sido relegado al purgatorio del cine de “Directo a DVD” a principios de la década de los 2000 después de una serie fracasos de taquilla y con la crítica, regresó a lo grande con el combo (y mucho mejor de lo que cualquiera esperaba) de Rocky Balboa y Rambo en el 2008.

El propósito de cada secuela era dar cierre a sus personajes más emblemáticos – así como traerlo de vuelta al estrellato en Hollywood – y cumplieron su propósito ya que ambos fueron éxitos con la crítica y en taquilla que les dieron a los seguidores los finales que merecían.

Sin embargo, Stallone luego decidió que no había terminado con ninguno de ellos, continuando la historia de Rocky alcanzando una aclamación aún mayor en Creed y una menor en Creed II. Y ahora, después de casi 10 años desde la última cinta, también está ha regresado a John Rambo en Rambo: Last Blood.

Pero esta vez, debería haberlo dejado en paz.

Esta franquicia ha tenido una evolución bastante extraña, comenzando con First Blood, un clásico de acción y una película legítimamente buena que exploró el trastorno de estrés postraumático a través de un veterano de Vietnam que regresa a casa solo para ser maltratado, y presentando una de las actuaciones más subestimadas de Stallone. Sólo hay 1 muerte durante toda la duración.

Y es accidental.

Con las secuelas, una historia que alguna vez fue pensativa y reflexiva se transformó en fantasías de acción sin sentido (aunque son buenas fantasías de acción) y el soldado dañado se convirtió en un superhéroe, enfrentando ejércitos cada vez más grandes en cada aventura posterior.

Hay 503 muertes durante la duración de todas las continuaciones.

Esta entrega intenta tener ambas versiones del personaje sin tener éxito en representar alguno ni recuperar lo que hizo que las entregas anteriores fueran especiales.

A pesar de esto, Stallone es genial, volviendo fácilmente al papel del veterano psicológicamente perturbado y físicamente cansado, cambiando entre los momentos más dramáticos (que sorprendentemente es la mayoría de la película) y el héroe de acción que busca su venganza sin esforzarse.

Es el guión que lo deja abajo, yendo por una historia que brinda varias oportunidades para una exploración temáticamente rica del personaje y un mensaje importante que podría haber tenido mucho que decir sobre temas enfrentados en una parte problemática del mundo, pero en cambio toma el camino más básico y predecible.

Cuando era niño y veía a Rambo luchar contra ejércitos de soldados vietnamitas, soviéticos, birmanos y… un sheriff, nunca pensé que mi propio país estaría del lado receptor de sus manos ensangrentadas. Es interesante ver la indignación que ha causado de que este héroe estadounidense se enfrente a un cártel mexicano y las acusaciones de xenofobia y racismo. También resulta ser divertido, sin sentido y tan equivocado como acusar a Rambo: Last Blood de ser racista.

Aunque es cierto que el momento en que ha salido es menos que ideal, no puedo estar de acuerdo con estas acusaciones ya que los malos son solo … malos. No son malvados por su procedencia, son malvados solo porque el guión lo requiere. Ni Rambo va en contra de ellos por una ideología ni trata de argumentar que todo México es así.

Un problema que si tiene es que tratar los temas de narcotraficantes, la prostitución y los secuestros en México a través de este tipo de película puede traer problemas reales a la vanguardia para crear una conversación sobre ellos. Pero el resultado final es que todo esto es solo una excusa para que nuestro héroe derrote a una gran cantidad de seres humanos despreciables. Rambo: Last Blood no es racista, solo es flojo.

Y seamos sinceros, la discusión política nunca ha sido lo fuerte de esta franquicia y no es la razón principal por la que tiene tantos seguidores.

Las secuelas de Rambo siempre han tenido dos constantes; una orden de títulos confusos – en serio, el orden es First Blood, Rambo: First Blood Part II, Rambo III, Rambo (incluso conocido como John Rambo en algunos lugares) y ahora Rambo: Last Blood – y violencia. Montones y montones de violencia. Al menos lo que una película llamada Last Blood hace correctamente es la parte de Blood.

Pasa bastante tiempo antes de que lleguemos al modo “Rambo” que esperábamos, pero lo que le falta en cantidad es más que compensado por la calidad con una secuencia de acción memorable en el tercer acto que presenta algunas matanzas verdaderamente horripilantes y brutales que rivalizan la violencia gráfica representada en la escena de “calibre .50” de Rambo del 2008.

Y después de todas las agallas, la sangre y el dolor, Last Blood podría habernos dado un final que nos afectara emocionalmente… sin embargo, la palabra clave aquí es podría ya que los cineastas simplemente no supieron detenerse.

Sin dar spoilers, una vez que los créditos comienzan a rodar y nos dan una de las mejores partes con clips en cámara lenta de las películas pasadas (de verdad), háganse un favor y salgan del cine tan pronto como salgan clips de Rambo (o Rambo IV o John Rambo). Hay una escena post-crédito que difumina lo que fue una conclusión conmovedora y poderosa con un momento cursi e innecesario.

LA CONCLUSIÓN

Rambo: Last Blood podría haber entregado un poderoso capítulo final con un mensaje importante pero es desperdiciado al contar una historia genérica y predecible para un personaje notable. Es visible que a Stallone le importa esta franquicia y lo da todo, pero los fanáticos no encontrarán mucho de valor aquí además de un tercer acto lleno de acción muy bien realizada y grandes cantidades de sangre para mantenerlos entretenidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s