RESEÑA: Guasón

LA HISTORIA

Un análisis sobre Arthur Fleck, un hombre ignorado por la sociedad.

LA RESEÑA

Haciendo su debut en 1940 dentro de Batman # 1 como un asesino en serie no identificado, El Guasón atravesó varias historias de origen durante sus primeras décadas, siendo generalmente una variación de ser un criminal llamado Red Hood quien es atacado por Batman y cae accidentalmente en un tanque de productos químicos que blanquean su piel y le dan una sonrisa permanente.

Luego, en 1988, el aclamado escritor de novelas gráficas Alan Moore y el ilustrador Brian Bolland lanzaron The Killing Joke, donde el dúo intentó darle un origen definitivo e imaginó al villano como una figura trágica. Aquí es un comediante fallido que, después de perder a su esposa e hijo, se ve forzado a una vida de crimen y se encuentra severamente desfigurado después de intentar escapar de Batman.

Pero la mayor influencia que tendría The Killing Joke es cuando El Guasón menciona lo siguiente:

“A veces lo recuerdo de una manera, a veces de otra … Si voy a tener un pasado, prefiero que sea de opción múltiple”.

Esta idea se convirtió en una piedra angular en su desarrollo, ya que los artistas eran libres de jugar con diferentes variaciones sin tener que respetar una sola historia mientras mantenían lo que se convertiría en la esencia de su personaje; el misterio y el caos.

Ahora, después de ver la película dos veces, estoy seguro de una cosa. Presentar la historia de origen del Guasón fue muy innecesario ya que despoja al personaje de su misterio. Pero en la gran tradición de un medio que está lleno de novelas gráficas “One-Shot” e historias alternativas, se puede aceptar otra interpretación de este personaje conocido y amado.

El director Todd Phillips ha capturado ese aspecto de un protagonista poco confiable de los cómics, dándonos una narrativa esquizofrénica y ambigua sobre las esquinas oscuras y dementes de no solo un hombre dañado, sino también de una sociedad rota.

Sin embargo, el trágico viaje de Arthur Fleck para convertirse en el desquiciado Guasón sí se siente como una parábola necesaria para ser explorada en nuestros tiempos.

Como todos esperábamos, la razón número uno para ver esta película es la magistral actuación de Joaquin Phoenix como Fleck/Guasón. Lo que ha hecho con esta triste figura es asombroso y merece ser considerado uno de los roles más emblemáticos de la última década, al igual que con su predecesor.

Phoenix tiene la capacidad de actuar sin llamar la atención sobre su actuación, dándole un aire de realidad y humanidad, lo cual es una hazaña aún mayor cuando se considera que en manos de casi cualquier otro actor, el personaje podría haber sido lamentablemente mal manejado por causa de ACTUAR – como Sean Penn en Yo Soy Sam o Eddie Redmayne en… cualquier cosa.

Todos sabíamos qué esperar de Phoenix. ¿Pero qué hay del resto de la película?

La dirección es sin dudas excelente, con Phillips y DP Lawrence Sher creando imágenes hermosas e inquietantes y dando vida a la ciudad Gótica de los años 70. Es obvio que el director tiene una pasión por esta historia y una visión clara de lo que quería traer a la mesa en un género tan poblado.

Desafortunadamente, lo que tiene en pasión y grandeza técnica, le falta en originalidad, apoyándose demasiado en sus influencias para mi gusto. Las historias y hasta ciertos puntos de la trama de Taxi Driver y The King of Comedy – las dos influencias más claras que el equipo de producción ha mencionado repetidamente y que también cuentan con dos de las mejores actuaciones del co-protagonista Robert De Niro – son copiadas casi al pie de la letra.

Ahora, no hay nada de malo en tener y mostrar tus influencias, ya que cada director – incluso Martin Scorsese – tiene a quien admira y quien usa para inspirarse, pero desarrollan su propia voz. Con esta cinta siendo su segunda que es demasiado Scorsese-light (la otra siendo War Dogs), no puedo evitar tener la sensación de que aquí Phillips buscaba más impresionar a Scorsese que a la audiencia.

Por supuesto, tal vez no importa, ya que la mayoría del público objetivo de esta película no recordará esos clásicos, sin embargo, esto no debería excusar al cineasta de no tratar de encontrar su propia voz en lugar de pedir prestada la de otra persona.

Sí, este es un estilo muy diferente de película de “superhéroe”, ya que es estrictamente un drama con realmente ni una escena de acción o explosión. Pero incluso dentro de su propio género, no tiene muchas cosas nuevas que decir, con temas como la delgada línea de moralidad que separa a un héroe de un villano que ha sido explorado en Unbreakable o incluso The Dark Knight.

No obstante, los temas (aunque no sean frescos) se manejan muy bien, mezclando efectivamente la disección de temas importantes y reales como enfermedades mentales, soledad, abuso, negligencia y los efectos negativos que las relaciones – individuales o con la sociedad en general – tienen sobre nosotros. con ideas más grandes de la mitología de los superhéroes.

Aunque ya debería ser obvio que esta película no es para niños o un público joven, la verdad es que la violencia no es nada que no hayamos visto antes ni toma demasiado tiempo de la duración. Lo que realmente permea a lo largo de la historia es la sensación de incomodidad, inquietud y desconsolación (de la mejor manera posible) que te deja.

La melancólica música de Hildur Guðnadóttir amplifica estos sentimientos con su banda sonora minimalista y tensa, centrándose en presentarnos el entorno de Arthur, así como su perfil psicológico, a través de melodías monótonas y trágicas compuestas por violonchelos punzantes y tambores.

Me doy cuenta de que parece que me desagradó más de que lo que me gusto, pero quiero dejar en claro que todos los aspectos de su producción, sin importar cuán derivado sea, se logran de manera experta.

Quizás el elemento más importante serán las conversaciones que inspire. Siendo difícil y desafiante, Guasón se quedará contigo un tiempo después de que salgas de la sala de cine, haciéndote reflexionar sobre algunas ideas bastante complejas.

En última instancia, Guasón es más una película interesante que una excelente, y varias veces es mejor ser interesante en lugar de solo bueno. Después de todo, hay una razón por la que más personas recuerdan Fight Club (que fue ignorada por críticos y premios por igual) que American Beauty (la cual ganó varios premios de la Academia).

LA CONCLUSIÓN

Joaquin Phoenix nos ha regalado una actuación que definirá su carrera y Philips ha creado una historia visualmente hermosa, trágica e inquietante que desafortunadamente se ve afectada por su dependencia hacia sus influencias y una leve falta de originalidad. A pesar de esto, Guasón se mantendrá como una cinta importante para nuestra generación y que seguramente se convertirá en un clásico.

“La locura es como la gravedad. Todo lo que se necesita es un pequeño empujón”.

El Guasón en Batman: El Caballero De La Noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s