RESEÑA: El Hombre Invisible

LA HISTORIA

Cuando el abusivo ex de Cecilia se quita la vida y le deja su fortuna, sospecha que su muerte fue un engaño. A medida que una serie de coincidencias se vuelven letales, Cecilia debe demostrar que está siendo cazada por alguien que nadie puede ver.

LO BUENO

Oh Dark Universe, apenas te conocimos.

Después del éxito sin precedentes del Marvel Cinematic Universe (MCU) en 2008 con Iron Man, casi todos los estudios de cine buscaban entrar en el negocio de los “Universos Cinematográficos”, incluidos Warner Bros. con su DC Extended Universe y MonsterVerse (Godzilla y King Kong ) y Disney con “Historias” de Star Wars.

Universal tenía el Dark Universe.

Aunque todas las productoras podrían ser acusadas de copiar el éxito del estudio de cómics, Universal es la única con un reclamo legítimo ya que su clásico “Monsters Universe” es considerado el primer universo compartido en toda la industria cinematográfica. De 1931 a 1954, el estudio lanzó largometrajes que reunieron monstruos como Drácula, el monstruo de Frankenstein (y su novia), La Momia, El Hombre Lobo y El Hombre Invisible.

Los planes para incluir varias de estas creaciones monstruosas en una sola franquicia se remontan hasta 2004 con (el subestimado placer culposo) Van Helsing. Sin embargo, tuvo poco exitoso para el gusto del estudio y las secuelas fueron canceladas. 10 años más tarde, se hizo un segundo intento cuando se lanzó (el más que decente) Drácula Untold, la cuál también esperaban fuera el comienzo de un grupo de cintas interconectadas que reunirían a todos los monstruos de Universal Studios para eventos de grandes presupuestos. Esta también no entrego lo esperado, por lo tanto, los planes se llevaron reiniciarion nuevamente.

Seguros que la tercera vez sería la vencida, se anunció en 2015 que Tom Cruise encabezaría un reinicio de La Momia, la primera entrega en lo que se llamaría The Dark Universe, una franquicia donde su objetivo final era tener su catálogo de monstruos uniendose en un equipo al estilo de los Vengadores para rivalizar con el MCU.

La tercera vez no fue la vencida.

Después de un intento claramente desesperado de crear interés, – donde anunciaron, reunieron y publicaron una foto (gracias a la magia de un no muy buen Photoshop) que muestra su enorme poder de estrella para los otras entregas planeadas con Russell Crowe como Dr. Jekyll/Mr. Hyde, Javier Bardem como Frankenstein (o su monstruo), Angelina Jolie como la novia de Frankenstein (no visible en la foto) y Johnny Depp como El Hombre Invisible – La Momia se estrenó con una calificación crítica extremadamente baja del 16% en Rotten Tomatoes y recaudó $410 millones, lo que generó una pérdida estimada para el estudio de alrededor de $95 millones. El Dark Universe se estrelló después de un solo intento.

Pero al igual que los personajes míticos al que les dieron vida y quienes nunca parecen estar muertos por demasiado tiempo, Universal Studios reveló en 2019 que se estaba planeando una vez más un reinicio para los queridos monstruos clásicos, ahora buscando centrarse en contar historias individuales en lugar de universos compartidos. El tiempo y (el dinero) dirán si eso será cierto.

Esta vez se unió el exitoso productor de terror Jason Blum y su compañía Blumhouse Productions (Paranormal Activity, The Purge, Get Out) junto con el cineasta australiano Leigh Whanell (co-creador de Saw y director de la masivamente subestimada y poco vista Upgrade) para escribir y dirigir una nueva versión de la novela de H.G. Wells sobre un científico que se vuelve invisible.

Para este punto, Depp ya no estaba con el proyecto, siendo reemplazada por Elisabeth Moss como la protagonista, interpretando a una mujer atormentada por su abusivo ex, un científico que ha encontrado la manera de convertirse en: El Hombre Invisible.

LO BADILLO

Terror #Metoo

Uno de los aspectos más subestimados del horror es la oportunidad de proporcionar comentarios sociales a través de narraciones de una naturaleza fantástica. Maestros del género como John Carpenter, George Romero y Wes Craven utilizaron esta herramienta para explorar problemas sociales reales como el capitalismo, el racismo y la lucha de clases por medio de extraterrestres que lavan el cerebro, zombis y monstruos que viven en los sótanos, respectivamente, y al mismo tiempo proporcionaban al público grandes sustos.

En esta era de #Metoo, los temas de abuso doméstico, relaciones tóxicas, hacer luz de gas y culpar a las víctimas son perfectos para ser explorados en este género más que en cualquier otro y El Hombre Invisible hace uso de esto de una manera inteligente al proporcionar una historia oportuna que es aún más aterrador debido a cuán creíbles son las situaciones por la que vive nuestra protagonista. Y eso es incluso antes de confrontarse contra hombres invisibles.

Elisabeth Moss

Elisabeth Moss es vital para el éxito de esta película, con la mayoría del peso emocional y tiempo frente a la pantalla recae sobre sus considerablemente talentosos hombros, y entrega una de esas magníficas actuaciones de “¿Estoy perdiendo la cabeza?” llena de simpatía y dolor.

De igual manera es angustiosa, poderosa, desgarradora y fortalecedora, y Moss no solo hace que una actuación de calidad como esta parezca fácil, sino que también podría ingresar al panteón de heroínas memorables, acompañando a personajes tal como Ellen Ripley y Sarah Connor.

(Invisibles) Tiempos Modernos

Es difícil explicar por qué El Hombre Invisible funciona tan bien sin meternos en spoilers, pero es un fantástico ejemplo sobre cómo revitalizar y actualizar lo que fácilmente podrían haber sido clichés cansados y una historia contada demasiadas veces que logra respetar el legado original dejado por la novela de H.G. Wells y la icónica adaptación de 1933.

Los cineastas y escritores aspirantes deben tomar notas sobre esta actualización no solo por los cambios inteligentes que realiza a su material original, sino también por cómo utiliza las expectativas de la audiencia contra ellos para ofrecer giros satisfactorios e inesperados.

Lo Que No Puedes Ver…

Whannell hace excelente uso de la cámara con movimientos incómodos y tomas amplias, obligando a su público a centrar su atención en las cuatro esquinas de la pantalla, en busca de cualquier movimiento extraño. La tensión se eleva repetidamente a niveles estratosfericos por espacios (aparentemente) vacíos.

Afortunadamente, los “jump scares” se usan de manera escasa pero efectiva, ya que la naturaleza de su villano te hace dudar cada segundo si algo – o alguien – saldrá mientras que una fantástica edición y mezcla de sonido (o falta de ella) te hacen prestar más atención hasta que es demasiado tarde.

Después de salir del cine, es posible que te encuentres mirando detenidamente esa silla vacía en la esquina con un ojo sospechoso.

LA MÚSICA

La banda sonora del compositor Benjamin Wallfisch para El Hombre Invisible cae entre ser útil e intrigantemente experimental, y se arriesga con una extraña instrumentación “tecnologico”, pero se ve obstaculizada por los requisitos “sonidos fuertes” para que la gente salte.

Alternando entre melancólicas piezas de piano y chillidos electrónicos agudos, la banda sonora de Wallfisch crea un sonido efectivo, aunque poco memorable, que funciona lo suficientemente bien dentro del contexto, pero no se convertirá en un soundtrack icónico en el largo plazo. A veces, eso es lo suficientemente bueno.

  • Attack
  • Denouement

El Diálogo

CECILIA KASS
No estoy loca.

ADRIAN GRIFFIN
Sorpresa.

TOM GRIFFIN
Lo único más brillante que inventar algo que te hace invisible, es hacerte pensar que lo hizo.

LO DEMÁS

  • The Invisible Man 360 Experience
  • Broma de El Hombre Invisible

LA CONCLUSIÓN

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s