ACTO V: Star Wars: Episodio II – El Ataque de los Clones

LA HISTORIA

Diez años después de conocerse, Anakin Skywalker comparte un romance prohibido con Padmé Amidala, mientras que Obi-Wan Kenobi investiga un intento de asesinato hacia la senadora y descubre un ejército de clones secretos creado para los Jedi.

LO BUENO

Hace mucho tiempo, en una galaxia no muy lejana … Los fanáticos realmente odiaron Episodio I – La Amenaza Fantasma.

De verdad la odiaron.

Tanto así, que en uno de los pocos casos en los que el escritor y director George Lucas le prestó atención a su audiencia, dudó incluso en regresar para completar su trilogía precuela. Después recordó que era George maldito Lucas, y que el había creado toda la saga, por lo que tenía el derecho de hacer lo que quisiera con ella.

Antes de que se lo vendiera a Disney al menos.

Meses después del lanzamiento del Episodio I, Lucas sacó su máquina de escribir digital y comenzó a escribir el segundo capítulo de esta segunda trilogía, que en realidad es el segundo capítulo de la primera trilogía, cronológicamente. Aunque la historia del Episodio II evolucionaría continuamente hasta que iniciara el rodaje – e incluso después de la producción – un elemento se mantuvo constante durante su desarrollo…

Todo comenzó en 1977, cuando una conversación aparentemente sin importancia entre Luke Skywalker y Obi Wan Kenobi estableció un evento importante llamado “Las Guerras Clon”. Los fanáticos de Star Wars siendo fanáticos de Star Wars no pudieron evitar teorizar y dejar volar su imaginación intentando descubrir qué sucedió durante estas guerras, tranquilos con la seguridad de que por lo menos George Lucas lo sabía.

George Lucas no tenía idea de que eran “Las Guerras Clon”.

Afortunadamente, el cineasta ahora podría resolver esta duda. Luego de considerar varias respuestas a este dilema, decidió que es (según Wikipedia) una guerra de tres años en donde se buscaba evitar que miles de sistemas planetarios se separaran de la República Galáctica y formaran la “Confederación de Sistemas Independientes”, a menudo denominados “los Separatistas”. La República utilizó un ejército de soldados clones (el nombre del conflicto) liderado por la Orden Jedi contra el ejército de droides de batalla de los Separatistas.

Pero todo resulta ser un esquema del Sith/Futuro Emperador Palpatine, disfrazado entonces como un Canciller, para convertir la República Galáctica democrática en un Imperio Galáctico autocrático, la cual gobernaría con la ayuda de este ejército clon.

Pero lo más importante, el Episodio II también continuaría la historia del cambio trágico de Anakin Skywalker al lado oscuro y su romance con la Reina Amidala.

Si! todo lo que un niño de 10 años quiere ver en sus aventuras espaciales.

Como el Episodio II se desarrolla 10 años después de La Amenaza Fantasma, necesitaban encontrar a un Anakin adolescente, lo que resultó en el interés de más de 1,500 actores jóvenes para el papel. Al final, el canadiense Hayden Christensen fue elegido para interpretar al hombre que algún día se convertiría en Darth Vader.

Con el guión final completado solo una semana antes del comienzo de la fotografía principal, la filmación comenzó en Junio del 2000 y se completó en Septiembre de ese mismo año.

Al estilo típico de Lucas, el cineasta impulsó nuevas tecnologías para la secuela, centrándose más en la herramientas digitales a través de storyboards digitales (o animatics), cámaras digitales (convirtiéndose en la tercera película que fuera filmada completamente con una cámara digital de 24p) e incluso “dobles de acción” y sets digitales, con ubicaciones siendo predominantemente grandes pantallas azules y verdes.

Este tipo de producción le otorgó al director una mayor libertad para realizar los cambios que considerara necesarios en un período de tiempo más corto. Por ejemplo, después de ver un corte inicial de la cinta, decidió que el ritmo de la historia era demasiado lento y filmó una nueva secuencia de acción (la escena de la fábrica de droides), en solo cuatro horas y media antes de enviarla a los magos de Industrial Light & Magic para trabajar en los efectos visuales y completarlo para su lanzamiento.

Star Wars: Episodio II – El Ataque de los Clones se estrenó el 16 de mayo de 2002. A pesar de ser un gran éxito de taquilla ($653 millones en todo el mundo), la sombra de La Amenaza Fantasma ($ 900 millones) aún se sentía, por lo que fue la primera vez que una película de Star Wars no fue la película más taquillera del año, superada por otras dos secuelas en El Señor de los Anillos: Las Dos Torres y Harry Potter Y La Cámara Secreta.

Curiosamente, aunque fue recibida mejor críticamente cuando se lanzó originalmente, los fanáticos han llegado a juntarlo desfavorablemente con La Amenaza Fantasma. La mayor parte de la infelicidad es dirigida hacia su historia de amor, las actuaciones acartonadas, exceso de efectos visuales digitales, su diálogo y lo que se percibe como una trama aburrida.

Entonces, ¿hay algún factor redentor en El Ataque De Los Clones?

LO BADILLO

OBI WAN: DETECTIVE JEDI

De todo lo que salió de las precuela, Ewan Mcgregor como Obi Wan Kenobi es uno de los pocos elementos en los que será difícil encontrar a los que se anteponen. No importa qué críticas son lanzados en contra de los Episodios I, II y III, la actuación de McGregor como el Maestro Jedi es casi universalmente amada.

Puede que esto no sólo tenga algo que ver con el propio McGregor, sino también con el hecho de que durante las tres películas, usualmente mantuvo las tramas más interesantes, particularmente en el Episodio II. Mientras Anakin y Padme se encontraban en su telenovela romántica, Kenobi persigue a los responsables detrás de los intentos de asesinato contra la vida de la Reina.

Y ver a Obi Wan hacerla de detective, yendo por la galaxia en busca de pistas demuestra ser lo más divertido de la cinta, contribuyendo algunas de las mejores escenas de la trilogía y, ciertamente, de esta entrega. Lo que me lleva a…

JANGO FETT V OBI WAN

Hablando de esas escenas, hay dos que se destacan fácilmente en El Ataque de los Clones, ambas involucrando a Obi Wan Kenobi y Jango Fett. En el punto medio de la película, la investigación de Obi Wan lo ha llevado a descubrir un ejército de clones secretos que está siendo construido en un planeta lejano. La inspiración de los clones es el cazarrecompensas Jango Fett, el hombre detrás del intento de asesinato hacia la vida de la reina Padme.

Naturalmente, lo que comienza como una conversación hostil se convierte en una pelea una vez que Fett intenta escapar junto con su hijo Boba Fett. Además del elemento dramático de ver a los dos hombres lanzarse puñetazos durante una tormenta eléctrica, siempre me ha parecido interesante la coreografía de lucha que se plantea aquí, ya que busca diferenciarse del resto de la saga. Sobre todo, en un aspecto que he sentido que falta más dentro de las películas de Star Wars: peleas de mano a mano.

Aunque demasiado corto, es un cambio de ritmo bienvenido en contraste con todo el romance (que no es, eh, donde sobresale Lucas como narrador o escritor), brindando al público una visión genial y emocionante de lo que sucede cuando un Jedi pierde su sable de luz.

EXPLOSIONES SUPERSÓNICOS

La segunda parte involucra a la nave espacial Slave I de Jango Fett persiguiendo al caza estelar de Obi Wan a través de un campo de minas, arrojando misiles y rayos láser al Jedi. Una entretenida escena de persecución, sigue siendo hasta el día de hoy uno de los trabajos de diseño de sonido más impresionantes de Ben Burtt y su equipo dentro de la saga de Star Wars.

Es suficiente escuchar esos misiles sísmicos como ejemplo de esto.

Si quieres probar la calidad de tu sistema de sonido y los oídos de tus vecinos, no busques más allá de esta escena. Incluso puedo recordar claramente el teatro temblando cuando explotaron, realzado aún más por la brillante falta de música durante la primera mitad de la persecución.

Incluso tiene un pequeño y divertido homenaje (¿homenaje hacia el futuro en este caso?) Para los fanáticos de El Imperio Contraataca, explicando cómo un Boba Fett más viejo replicó el movimiento de Obi Wan para evitar ser detectado.

LA GUERRA DE LOS CLONES

¿Los fanáticos estaban contentos con la respuesta que les dieron sobre lo que sucedió exactamente en “Las Guerras Clon”? No.

¿Los fanáticos de Star Wars alguna vez están realmente satisfechos? No realmente.

¿Sigue siendo fantástico ver un campo de batalla lleno de Caballeros Jedi por primera vez en la historia de Star Wars? Si.

¿Vale la pena tener que ver una hora y media de Anakin y Padmé mirándose profundamente y recitar diálogos que se pueden describir mejor como “la idea romántica de un niño sordo de cinco años” para ver la batalla de Geonosis? Posiblemente.

¿También puedes brincar al tercer acto con ese pequeño control remoto? Absolutamente.

¿Esta entrada será sólo en forma de preguntas? También si.

RAGE AGAINST THE ANAKIN

Por todo el odio que le llega a Hayden Christensen por su interpretación como Anakin Skywalker, me resulta difícil ver cómo toda la culpa debería caer sobre sus hombros cuando Lucas es responsable del producto final como escritor/director. Aunque muchos coinciden en que su desempeño en el Episodio III mejoró enormemente, ¿alguien podría haber hecho un buen trabajo al tener que entregar líneas como:

“No me gusta la arena. Es áspera, dura e irritante, y llega a todas partes. No como aquí. Aquí todo es suave y liso”.

Hay destellos aquí y allá de los ángulos más interesantes en los que Lucas y compañía podrían haber llevado a Anakin y hacer un mejor uso del talento de Christensen. El actor funcionó mejor cuando mostraba el lado oscuro con el que está internamente en conflicto, justo como la escena en la que encuentra a su madre muerta y asesina una aldea entera en represalia. Después de todo, las precuelas se hicieron para narrar el descenso de Anakin convirtiéndose en Darth Vader.

Quizás si Lucas se hubiera centrado más en la naturaleza trágica de su historia y menos en él recitando poemas de amor y conversaciones sobre “política galáctica”, los fanáticos habrían recibido mejor la actuación de Christensen, aunque todavía siento que hizo lo que pudo con lo que le fue dado.

CHRISTOPHER LEE

Mientras que el Episodio I tuvo un villano visualmente memorable en Darth Maul, el Episodio II trajo a la realeza de actuación para su antagonista, con la leyenda Christopher Lee uniéndose como el complicado y enigmático Conde Dooku.

El actor infinitamente fascinante y prolífico (un veterano de la Segunda Guerra Mundial y ex espía cuyas misiones aún se encuentran clasificadas y que actuó en más de 200 películas) se encuentra en el mismo grupo con otros grandes como Alec Guinness, Peter Cushing y Liam Neeson para aportar un sentido de gravedad y nobleza a Star Wars que de otro modo hubiera sido perdido.

Gracias a la voz poderosa y el enorme talento de Lee, el personaje comenzó con el potencial de ser un antagonista fascinante en lugar de un completo villano, un presagio interesante del futuro de Anakin como un ex-Jedi que ha recurrido a los Sith por razones que él cree que son nobles y para el bien de la galaxia, incluso si eso significa que inocentes serán lastimados.

Luego le cortaron la cabeza sin piedad dentro de los primeros 15 minutos del Episodio III. Al menos tenemos la magnífica serie animada The Clone Wars si quieren pasar más tiempo con el Conde.

ACCIÓN YODA

Creado en 1980 para El Imperio Contraataca como un títere desde el Episodio V hasta el lanzamiento del Episodio II, cuando Lucas sintió que la tecnología había avanzado hasta tal punto que el personaje ahora podría ser completamente digital, Yoda sigue siendo uno de los personajes más emblemáticos de la serie gracias a su aspecto único y forma de hablar peculiar.

Esto trajo la oportunidad de enseñarle a los fanáticos algo que nunca habían visto: Yoda en acción. Aunque hoy en día ver al pequeño Jedi verde de 800 años saltando y peleando puede parecer un poco ridículo, la cantidad de emoción y sorpresa cuando la película se estrenó inicialmente fue tremenda.

Antes de la era de Internet y los spoilers desenfrenados, recuerdo estar sentado en el cine, escuchando gente aplaudiendo cuando el Maestro Jedi entró lentamente en la escena y gritos de sorpresa una vez que sacó ese sable de luz.

Por todo el odio que reciben estas precuelas, sigue siendo uno de los momentos más épicos y recordados con cariño en toda la saga.

ESA MOTHERFU##ING SABLE DE LUZ

Si alguien haría que George Lucas rompiera con sus tradiciones, ciertamente esa persona iba a ser Samuel L. Jackson. Después de años y años de establecer que los sables de luz solo vienen en tres colores; verde/azul (bueno) y rojo (malo), Jackson cambió todo eso con una pequeña pregunta:

¿No hay sables morados? – Samuel L. Jackson

Y así fue, estableciendo un arma icónica para uno de los personajes más memorables de las precuelas y consolidando el legado de Jackson como el Jedi más jodidamente malo en el universo de Star Wars.

LAS TOMAS

EL DIÁLOGO

OBI WAN KENOBI
Quieres ir a casa y repensar tu vida.

ELAN SLEAZEBAGGANO
Quiero ir a casa y repensar mi vida.

OBI WAN KENOBI
¿Por qué tengo la sensación de que serás la muerte de mí?

ANAKIN SKYWALKER
No diga eso, maestro. Es lo más parecido que tengo a un padre.

LA MÚSICA

No debería sorprender que el trabajo de John Williams en El Ataque de los Clones continuo con el legado del hombre como uno de los mejores compositores de nuestro tiempo a pesar de no ofrecer mucha música nueva esta vez.

Esto tuvo más que ver con las limitaciones de tiempo, ya que la mayor parte del clímax se volvió a filmar poco antes del estreno, lo que obligó a Lucas y Williams a reutilizar musicalización de La Amenaza Fantasma para una gran parte del tercer acto. Pero habla de la genialidad de las bandas sonoras de Williams dentro de la saga Star Wars que funcione de tal manera y sea tan placentero para los oídos como siempre.

La excepción para temas musicales nuevos es “Across The Stars“, el punto culminante musical del Episodio II que sirve como “sencillo” de esta película, al igual que “Duel of the Fates” fue para La Amenaza Fantasma. Y una vez más, Williams ofrece otro momento musical memorable con este tema de amor que es una oda magníficamente dramática y grandiosamente melancólica que refleja el romance entre nuestros protagonistas.

  • Across the Stars – John Williams

LO DEMÁS

  • Samuel L. Jackson ha dicho que las palabras “Bad mother-f * cker” están grabadas en la empuñadura de su sable de luz. Las mismas palabras están impresas en la billetera del personaje de Jackson, Jules Winnfield, en Pulp Fiction (1994).
  • Cuando Jango Fett se sube a su nave después de su pelea con Obi-Wan, se golpea la cabeza contra la puerta parcialmente abierta. Esto fue intencional y es una referencia a un famoso error de Star Wars (1977), donde un soldado de asalto accidentalmente golpea su cabeza contra una puerta.
  • Lucas habló con Leonardo Dicaprio sobre asumir el papel de Anakin Skywalker, pero el joven actor se negó. “Simplemente no me sentía listo para adentrarme a eso. En ese punto…” El actor explicó. Quizás en el futuro…
  • From Puppets To Pixels: Digital Characters In Episode II Documentary

LA CONCLUSIÓN

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s