RESEÑA: WONDER WOMAN 84

LA HISTORIA

Regresa a la década de 1980 con la próxima aventura de La Mujer Maravilla en la pantalla grande en donde se enfrentará a dos enemigos completamente nuevos: Max Lord y Cheetah.

LO BUENO

Es justo decir que el Universo Extendido de DC ha sido divisivo tanto para los fanáticos como para los críticos desde sus orígenes con El Hombre de Acero en el 2013. Sin embargo, la aprobación de que La Mujer Maravilla del 2017 y la interpretación de la heroína por parte de Gal Gadot se encuentran entre sus mejores características es casi unánime.

Como es de esperarse en el mundo de las adaptaciones al cine de los cómics, la gente no fue feliz cuando se reveló que la guerrera amazónica y su alter ego Diana Prince aparecerían en Batman V Superman: Dawn of Justice y que Gadot – en su mayoría desconocido en ese tiempo – les daría vida, pero la actriz inmediatamente cerró esos comentarios negativos el momento en que fue presentada.

Esto, junto al gran éxito de su cinta del 2017 – la cual recaudó 822,3 millones de dólares – puso una secuela en la vía rápida, y se anunció que Gadot regresaría en el papel principal junto con su coprotagonista Chris Pine y la directora Patty Jenkins. Más tarde se informó que la segunda película se alejaría de la época de la Primera Guerra Mundial hacia los años 80 y que los villanos serían interpretados por Pedro Pascal y Kristen Wiig.

Director Patty Jenkins y su estrella Gal Gadot

La filmación principal se llevó a cabo de junio a diciembre de 2018, un intenso periodo de seis meses. El trabajo en el proyecto fue tan bien que Jenkins confirmó más tarde que la película se completó por completo cinco meses antes de su fecha de lanzamiento original del 13 de diciembre de 2019, por lo que Warner Bros. movió su estreno un par de semanas al 1 de noviembre de 2019.

Esos planes no durarían mucho.

Al igual que con todas las demás películas planeadas para el 2020, se retrasó debido a la pandemia de Covid-19, cambiando su fecha de lanzamiento otras 4 veces antes de finalmente conformarse con el día de Navidad de 2020. Sin embargo, esto resultaría en grandes cambios para la industria del cine. Temiendo que fuera un fracaso de taquilla debido al cierre de los cines en todo el mundo y con el deseo de atraer nuevos suscriptores para la plataforma de HBO Max, Warner Bros. anunció que la secuela mantendría un estreno en cines mientras se lanzaba simultáneamente en el servicio de streaming sin costo adicional para sus suscriptores.

Pero gracias a una cláusula dentro de sus contratos, Gadot y Jenkins recibieron $10 millones cada una, ya que se esperaba que la película hubiera recaudado aproximadamente la misma cantidad que la primera parte.

A pesar de esto, el estudio declaró poco después que todas sus películas de 2021 – que incluyen proyectos de alto perfil como Godzilla Vs. Kong, The Matrix 4, Mortal Kombat y Space Jam 2 – seguirían la misma estrategia de HBO Max. La respuesta por parte de los cineastas y del resto de la industria fue rápida y furiosa, con directores como Christopher Nolan (Tenet) llamando a la compañía “el peor servicio de streaming”, mientras que Denis Villeneuve (Dune) criticó abiertamente a Warner Bros. y su empresa matriz AT&T, diciendo “No hay absolutamente ningún amor por el cine, ni por el público aquí”.

Independientemente de su recaudación en taquilla o la respuesta crítica, parece que el legado de Wonder Woman 84 (también conocido como WW84) está cimentado, ya sea como el comienzo del fin de las salas de cine o el inicio de un nuevo camino.

LO BADILLO

84

Ser “retro” en estos días no es nada nuevo. Desde la última década, películas como It Follows y programas de televisión como Stranger Things han intentado regresar la estética de terror/ciencia ficción y las bandas sonoras con sintetizadores de los 80 a la cultura pop. WW84 hace lo mismo para las adaptaciones de superhéroes y, a diferencia de Joker y X-Men: Apocalypse (ambos ambientados en los 80), intenta recrear los sentimientos y la apariencia que dejaron los trabajos de esa época. Tanto es así, que a veces sentí estar viendo Superman II de 1980 (incluso, la historia esta peligrosamente cerca de sentirse como una estafa en algunas partes), y eso es tanto bueno como malo.

WW84 es una carta de amor al cine de gran presupuesto de esa década, con una paleta visual más brillante y colorida, así como una perspectiva mucho más positiva de la vida y el significado de ser un superhéroe, lo que le da a la película una cierta calidad dulce y edificante que ha faltado recientemente en algunas adaptaciones de cómics.

Y aunque este es sin duda un cambio de ritmo refrescante ya que la mayoría de las cintas de este género se centran en estilos “realistas” y “vanguardistas”, es lamentable que su reverencia a los 80 no pueda evitar los elementos negativos como una sensación general cursi y tonta o montajes de vestuario.

MAX-IMO PASCAL

Otro aspecto interesante provocado por la perspectiva más inofensiva de WW84 es cómo sólo trata con antagonistas en lugar de villanos. El empresario Max Lord y la geóloga Barbara Minerva, después de todo, no tienen malas intenciones, solo una perspectiva opuesta a Diana. Sin embargo, solo uno de estos personajes tiene éxito y se debe principalmente a la fuerza de su intérprete: Pedro Pascal.

Gracias a sus papeles en Game of Thrones, Narcos y The Mandalorian, Pascal ha crecido rápida e inesperadamente en popularidad y WW84 solo refuerza por qué es así; es muy divertido de ver en la pantalla grande. Pintar a Lord como un perdedor que se hizo rico y busca un poder ilimitado le da al personaje más humanidad, pero es el encanto y el carisma del actor lo que realmente te permite empatizar con el personaje, convirtiendo lo que podría haber sido un tipo malo exagerado y cursi en un hombre que quieres ver ser redimido.

En una nota por aparte, Kristen Wiig también es bastante buena como Minerva, pero desafortunadamente su personaje es demasiado inconsistente y poco utilizada para ser memorable a pesar de su actuación.

MARAVILLA Y ESPECTÁCULO

Cuando vas a una película llamada La Mujer Maravilla, esperas ver gran acción y efectos visuales impactantes y, en su mayor parte, esto sucede. Desde un robo frustrado en un centro comercial hasta la batalla final épica obligatoria, WW84 está llena de imágenes llamativas y momentos hollywoodenses que, en todo caso, te mantendrán entretenido durante todos sus 151 minutos.

A pesar de que muchas escenas están a punto de ser arruinadas debido a tomas que parecen pertenecer a un comercial de Revlon, donde casi sientes que Gadot sonreirá y guiñará directamente a la cámara, Jenkins tiene buen ojo para las escenas de acción grandes y espectaculares con excelente efectos especiales, aunque supongo que eso es de esperar en cualquier película de superhéroes hoy en día.

A la larga, como con casi todos los demás aspectos, la cinta se encuentra en una extraña contradicción; por cada cosa que hace bien, hay algo dentro de ese elemento que se siente falso, subdesarrollado o ilógico. Sin embargo, sigue siendo lo suficientemente colorido y divertido para que te distraigas.

LO DEMÁS

LA MÚSICA

El legendario Hans Zimmer regresa del retiro de la “banda sonora de superhéroes” por segunda vez después de afirmar que Batman V Superman sería el último para luego decir que no, era Dark Phoenix. Sin embargo, aquí estamos con Wonder Woman 84 y no podría estar más feliz de que haya vuelto… de nuevo.

Después de trabajar en la musicalización antes mencionadas aparte de la trilogía de El Caballero de la Noche, El Hombre de Acero y El Sorprendente Hombre Araña 2, el compositor demuestra una vez más su talento aquí. Desde el principio, esta es una banda sonora maravillosamente grandilocuente y vibrante que encaja con el colorido aspecto de las películas de los 80, pero evita el error común de las películas que intentan evocar esta era con el uso del sintetizador.

En pocas palabras, la música es uno de los aspectos más destacados, ya que Zimmer ofrece una música inspiradora, heroica y de la vieja escuela que espero vuelva para futuras entregas.

Sin embargo, si tengo un pequeño problema con esta segunda entrega. Durante dos momentos cruciales, los realizadores decidieron agregar (o más bien conservar) música de otros compositores/películas, lo que solo sirvió para abaratar la experiencia para mí, aunque entiendo que no será un gran problema para otros. Estas pistas son Adagio in D Minor de John Murphy de la cinta Sunshine (que ya se ha usado en exceso, como puede ver en esta lista de Wikipedia) y I Won’t Leave You de Clinton Shorter para Pompeii.

Ahora, de seguro estas pensando, “¿Y que? Muchas otras películas hacen esto“, y es cierto, pero generalmente está reservado para cineastas como Quentin Tarantino, cuyas bandas sonoras se componen únicamente de canciones de otras fuentes. Aquí, lo más probable es que Jenkins o el editor hayan elegido la música como una banda sonora temporal (una pieza de música o audio existente que se utiliza durante la fase de edición de la producción de televisión y cine) y no quisieron cambiarla o no tuvieron el tiempo. Y a pesar de que ambas pistas son excelentes, hace que la película se sienta incompleta y apresurada, y peor aún, están en dos escenas que deberían haber usado a Zimmer.

  • Hans Zimmer – 1984
  • Hans Zimmer – Truth
  • Hans Zimmer – Open Road

EL DIÁLOGO

Steve Trevor
¿Pantalones de paracaídas?
Diana Prince
Sí.
Steve Trevor
¿Todo el mundo se lanza en paracaídas ahora?

Diana Prince
Oh, no tengo televisión.
Max Lord
Bueno, tengo una gran relación con Sears. Puedo conseguirte un televisor nuevo para el final del día. Diecinueve pulgadas. Sin compromisos.
Diana Prince
Me quedaré con el que no tengo. Pero gracias.

TRIVIA

  • El símbolo de Nuclear Man de Superman IV: The Quest for Peace (1987) se puede ver en el piso del centro comercial.
  • Patty Jenkins eligió los años 80 como escenario de la película porque la vio como “el apogeo de la civilización y la sociedad occidentales, por lo que ofrece la oportunidad de explorar cómo Wonder Woman lidiaría con los tipos de villanos que provienen de esa época”.
  • Como se mencionó anteriormente, la actriz Gal Gadot recibió $10 millones por su trabajo en la secuela (que también produce), 33 veces más de lo que ganó en la primera parte, La Mujer Maravilla (2017) en donde le pagaron $300,000. Esto es sin incluir su bono del escándalo de HBO Max.
  • Behind the Frame

LA CONCLUSIÓN

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s